Revista Isoindy

La revista Ysoindy: El legado de Ramón Bogarín
La ciudad de Yaguarón evoca, instantáneamente, mitos, leyendas, cosmogonía, figuras legendarias que habitan sus compañías y su cerro. Visitada por miles de personas anualmente, atraídas por este sentido del encanto, pocos pueden imaginar que la tranquila ciudad ubicada a 50 km de Asunción fue el escenario de una significativa experiencia intelectual y editorial: la revista Ysoindy, producida por un maestro rural normal, Ramón Bogarín, entre 1921 y 1966. Bogarín nació el 31 de agosto de 1884 en la compañía Mba’e Saguasu. Era hijo de Agapito Bogarín y Cipriana Arámbulo. Falleció el 20 de octubre de 1966.
La publicación apareció con frecuencia irregular a lo largo de más de 4 décadas. El propio Bogarín asigna a cada una de las reapariciones el número de etapa correspondiente: es posible distinguir tres etapas asignadas por el maestro, entre los números de los que actualmente disponemos. La tirada, en algunos casos, es sorprendentemente elevada para la época: en una de las ediciones se habla de 2,000 ejemplares.
Ysoindy muestra una diversidad temática muy interesante: un lugar importante ocupa la mitología y la cosmogonía guaraní tal como la plantea Narciso R. Colmán (ROSICRAN). Además, aparece la mitología clásica; varias secciones de guaranismos; exhuma documentos históricos del Archivo Nacional relacionados con la ciudad de Yaguarón. También puede leerse artículos y avisos escolares. Estos se refieren a diversos aspectos de la vida educativa, incluyendo artículos críticos, como el que rechaza la denominación de las escuelas con nombres de militares.
Los articulistas son paraguayos y extranjeros: entre éstos, llama singularmente la atención por mostrar evidente afinidad y amistad con el educador yaguaronino, el educador uruguayo Constancio C. Vigil, creador de varios libros de textos escolares para niños, y que se destacó en todo el continente por la publicación de la conocida revista Billiken. Además, otros autores también pueblan con sus letras las páginas de Ysoindy invitándonos a conocer el que quizás sea un complejo entramado de redes intelectuales en torno a la educación producto del canje de publicaciones.
La evolución intelectual de Bogarín y su obra educativa también son evidentes en Ysoindy: aparecen la influencia de Ramón I. Cardozo, pero también y singularmente la de Marcelino Machuca Martínez, propulsor de la creación de escuelas normales vocacionales. Precisamente, la Escuela Normal Vocacional No. 1 Moisés Bertoni, fue la creada y dirigida por Bogarín. Sus textos también dejan apreciar otras influencias educativas, entre ellas, la de la Escuela Barbiana.
A lo largo de sus 45 años de circulación también se reflejan en la publicación los estilos tipográficos y artísticos de diseño. Fotografías de docentes, o de personajes de la cultura local, nacional e internacional, adornan sus portadas, rodeadas de filigranas de art deco o art noveau, hasta los diseños más sencillos de los años ’50 y ’60. Los avisos comerciales de los auspiciantes nos permiten también conocer algo de la dinámica económica de Yaguarón en el siglo XX.
Finalmente, no puede dejar de destacarse que Ysoindy fue, en buena medida, resultado del esfuerzo del gran educador, quien de sus propios recursos arbitraba los medios necesarios para que la revista apareciera. Pero también es digno de mencionar que contó con un cuerpo, un Consejo de apoyo, que le brindó respaldo, en no pocas oportunidades, tanto económico como moral y, evidentemente, hasta político ante posiciones que pudieran resultar polémicas.
Un material clave para el rescate de la historia de la educación paraguaya es el que se pone a disposición de la ciudadanía. Para comenzar, están los primeros 28 números digitalizados: sucesivamente, gracias al compromiso claro y concreto de los descendientes del educador, de la Municipalidad de Yaguarón, de la Secretaría Nacional de Cultura y de un valioso grupo ciudadano que voluntariamente trabaja en la promoción del legado de Bogarín, se sumarán nuevos números que ampliarán aun más nuestra comprensión de estas casi cinco décadas de historia de la educación paraguaya.
David Velázquez Seiferheld
Historiador
Yaguarón, febrero de 2019.